Entrevista a MARCELINO NÚÑEZ CORCHERO – Delegado Territorial de la Agencia de Meteorología de Extremadura

Desde el Área de Desarrollo Sostenible de Diputación de Badajoz, y en el marco de la convocatoria 2016 de proyectos de adaptación al cambio climático de Fundación Biodiversidad, se está desarrollando el proyecto: ““Diagnóstico y desarrollo de actuaciones de adaptación al cambio climático en la zona rural a revitalizar de la Serena y la Siberia: espacios verdes y energía” (ADAPTA – LOCAL)”, que entre otras acciones, contempla el desarrollo de 2 planes locales de adaptación al cambio climático en los municipios de Siruela y Tamurejo, implementación de medidas de adaptación relacionadas con espacios verdes y energía y desarrollo de guía metodológica para la adaptación local al cambio climático.

Una de las etapas a considerar en el desarrollo de los planes de adaptación es la realización de “consultas a expertos” con el objetivo de completar la investigación cualitativa. Así, le agradecemos su participación.

Breve bio:

  • Licenciado en Física por la Universidad de Extremadura y Meteorólogo del Estado.
  • Jefe de Unidad de Estudios y Desarrollo en el período 2003-2012 y Delegado Territorial de AEMET en Extremadura desde el año 2012.
  • Experiencia en: climatología aplicada, apoyo a la lucha contra incendios, climatología de valores extremos, inundaciones, y técnicas geoestadísticas aplicadas a la climatología y a los servicios climáticos.

1) ¿Podría resumir cuáles son las competencias de AEMET en Extremadura y cómo funciona (por ejemplo: el tipo de datos que se obtiene regionalmente y el tipo de datos que se intercambia con otras comunidades autónomas y/o tipo de datos que se obtiene de otras instituciones internacionales?

La Agencia Estatal de Meteorología, AEMET, es un organismo público de los regulados en la Ley 28/2006, de 18 de julio, de agencias estatales para la mejora de los servicios públicos, adscrita al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente. AEMET tiene su sede en Madrid y está presente en las 17 comunidades autónomas del Estado español.

AEMET tiene como principal misión «el desarrollo, implantación, y prestación de los servicios meteorológicos de competencia del Estado y el apoyo al ejercicio de otras políticas públicas y actividades privadas, contribuyendo a la seguridad de personas y bienes, y al bienestar y desarrollo sostenible de la sociedad española» y como visión llegar a: «ser el mejor equipo de profesionales de la meteorología al servicio de la sociedad».

Como Servicio Meteorológico Nacional y autoridad meteorológica del Estado, a la Agencia le compete:

  • la provisión de servicios meteorológicos a la navegación aérea, como único proveedor certificado.
  • el apoyo meteorológico a la defensa nacional, tanto en las operaciones nacionales como internacionales.
  • la atención a las instituciones públicas competentes en materia de protección civil
  • la satisfacción de las necesidades básicas de información meteorológica y climatológica de la sociedad, mediante el suministro de avisos de fenómenos adversos, predicciones de carácter general, y de información climatológica.

Las principales actividades que se desarrollan en la Delegación de AEMET en Extremadura, algunas ya citadas en el resumen de actuación de AEMET, son:

  • Realización de observaciones meteorológicas de muy diversos tipos, principalmente en los Observatorios principales de Cáceres y de la sede de esta Delegación.
  • Mantenimiento de las distintas redes de observación que AEMET tiene en Extremadura: Climatológica (termométrica y pluviométrica, más de 100 estaciones), observación aeronáutica, redes: radiométrica; fenológica; etc. En cuanto a teledetección: mantenimiento de sensores de la red de descargas; y de uno de los 15 radares meteorológicos que AEMET posee, y que está ubicado en las cercanías de la ciudad de Cáceres.
  • Elaboración, suministro y difusión de informaciones meteorológicas general en el ámbito regional.
  • Servicios meteorológicos de apoyo a la navegación aérea necesarios para la seguridad, regularidad y eficiencia del tránsito aéreo. Así como de suministro de información meteorológica necesaria para la defensa nacional desde nuestra oficina sita en la Base Aérea de Badajoz-Talavera la Real.
  • Mantenimiento y actualización del registro histórico de datos meteorológicos y climatológicos. Una labor sorda, y a veces desconocida, pero que a día de hoy se está relevando cada vez más importante a la hora de establecer si el clima está cambiando o no.
  • Realización de estudios e investigaciones en los campos de las ciencias atmosféricas y desarrollo de técnicas y aplicaciones necesarias para la mejora de nuestros servicios.
  • Asesoramiento y servicios meteorológicos y climatológicos adaptados a los requerimientos específicos de distintos sectores de actividad en Extremadura.
  • Actividades en materia de formación, documentación, y comunicación en materia meteorológica y climatológica en Extremadura.

 

2) En el año 2013, existían en Extremadura 50 estaciones automáticas que comunicaban cada diez minutos la observación en estos puntos; existía también en Cáceres un radar que permitía medir cada 5 minutos la precipitación que estaba cayendo en la Región. Además de esos medios, se contaban con otros nacionales e internacionales. ¿Podría hacer una “traducción divulgativa” del tipo de información que puede obtenerse a partir de estos medios técnicos relacionada con meteorología y climatología? ¿Se han introducido nuevos equipos desde el año 2013? Si es así, ¿podría comentar cuáles y para qué sirven?

Las redes de observación, no son una foto fija, más bien se comportan como un organismo vivo: nacen; crecen y se desarrollan; evolucionan muy rápidamente y entonces hay que actualizarlas y mantenerlas; o se hacen obsoletas y desaparecen, entonces hay que renovarlas completamente.

Actualmente hemos ampliado la red de automáticas a 51 estaciones, y lógicamente han cambiado mucho desde que se inició esta red allá por 1980, nuevos sistemas de observación, nuevos sensores, nuevos sistemas de comunicaciones, etc. Gran parte de nuestro trabajo consiste en el mantenimiento y actualización de este tipo de estaciones.

La red climatológica secundaria, la clásica garita con termómetros y pluviómetro, es una red más estable sin embargo actualmente nos enfrentamos a dos grandes retos: por una lado la elevada edad de nuestros colaboradores, que nos obliga a renovarlos y desprendernos de un personal muy experto y altruista, difícil de encontrar en la sociedad actual; y por otra parte está el reto del cambio de instrumentación, los antiguos termómetros de mercurio están siendo sustituidos por otros nuevos, generalmente electrónicos, debido al problema de la contaminación que produce el mercurio.

En general las redes de AEMET, y en particular las de AEMET en Extremadura, cumplen muy sobradamente con los estándares mínimos internacionales que establece para todo el planeta la Organización Meteorológica Mundial, y de estas estaciones se puede obtener toda la información meteorológica y climatológica que la sociedad ahora, y la que pensamos que demandará en un futuro próximo.

 

3) ¿Cómo se posiciona AEMET respecto al cambio climático (evidencias científicas en las que se basa, ¿IPCC?, etc.), en qué proyectos está trabajando dentro de esta línea y con quién mantiene alianzas e intercambio de información?

El calentamiento del sistema climático es inequívoco, y es un fenómeno planetario. Desde 1950 se han observado cambios en el sistema climático que no tienen precedente, tanto si se comparan con registros históricos observacionales, que datan de mediados del siglo XIX, como si se comparan con registros paleoclimáticos referidos a los últimos milenios:

  • La atmósfera y los océanos se han calentado.
  • La cantidad y extensión de las masas de hielo y nieve han disminuido.
  • El nivel del mar ha subido.
  • Las concentraciones de gases de efecto invernadero han aumentado.

En España, los indicadores de cambio climático principales son los cambios de temperatura, que son consistentes con los observados en las latitudes medias, y superiores a los cambios medios mundiales.

AEMET ejerce la representación de España a nivel internacional en materia de meteorología participando en los grupos internacionales de investigación y representando a España en la Organización Meteorológica Mundial (OMM), en la organización europea de satélites meteorológicos, EUMETSAT y en el centro europeo de predicción del tiempo a plazo medio, ECMWF, entre otros.

Como ejemplos de trabajos realizados por AEMET, en la línea del análisis del cambio climático y del estudio de sus impactos, en los que ha participado personal de esta Delegación en Extremadura, se pueden citar

El Proyecto SPITFIRE (Sistema de información meteorológica para las operaciones transfronterizas en incendios forestales entre Portugal y España) es un proyecto financiado por la Comunidad Europea (Agreement number ECHO/SUB/2014/693768) que tiene como objetivo aumentar la eficiencia de las operaciones de colaboración entre Portugal y España en incendios forestales transfronterizos mediante el desarrollo de una plataforma informática, Plataforma SPITFIRE, que permita el intercambio de información meteorológica sobre el riesgo de incendio armonizado para las regiones cercanas a frontera entre los dos países.

El proyecto ha sido desarrollado en los años 2015 y 2016 por un consorcio dirigido por el centro de estudios portugués con expertos en incendios forestales ADAI (Association for the Development of Industrial Aerodynamics), y del cual forman parte como socios: METEOGRID (Empresa privada española dedicada a realizar estudios y aplicaciones meteorológicas incluyendo el estudio de riesgos de incendios), AEMET, IPMA (Instituto Portugués de Mar y Atmósfera) y ANPC (Autoridad Nacional de Protección Civil de Portugal).

El proyecto INDECIS (Propuesta integrada para el desarrollo en Europa de índices climáticos orientados al usuario se los sectores que el Marco Mundial para los Servicios Climáticos (MMSC) de la OMM, y que son: la agricultura, la reducción del riesgo de desastres, la energía, la salud, el agua y el turismo.

El Proyecto INDECIS es parte de ERA4CS, un proyecto de ERA-NET iniciado por JPI Climate, y financiado por FORMAS (SE), DLR (DE), BMWFW (AT), IFD (DK), MINECO (ES), ANR (FR) con fondos de la Unión Europea (Grant 690462).

 

4) ¿Existe algún tipo de publicaciones periódicas que se hagan desde AEMET para otros organismos con los que exista alguna relación de interdependencia? (Ejemplo: para Confederación Hidrográfica del Guadiana, Junta de Extremadura, regiones pluviométricas a considerar en urbanismo y arquitectura, ingenierías, etc.)? ¿Se puede acceder a ellas?

La principal ventana de AEMET para mostrar sus productos, y entre ellos las publicaciones, es nuestra página web www.aemet.es

En ella, como casi todo el mundo ya sabe, AEMET pone a disposición de todos sus usuarios predicciones meteorológicas a distintas escalas espaciales y temporales, tanto de interés general para los ciudadanos, como específicas para una determinada actividad. Se presentan predicciones a escala nacional, autonómica, provincial y local, así como predicciones específicas para las actividades aeronáutica, marítima, de montaña, etc. Asimismo AEMET mantiene una vigilancia continua sobre la ocurrencia de fenómenos meteorológicos adversos que puedan afectar a la seguridad de las personas y a los bienes materiales.

También en nuestra web, pero quizás no tan conocidos, se muestran los servicios climáticos que ofrece AEMET. A través de estos Servicios Climáticos los datos e información climática básica se transforman en productos y aplicaciones climáticas específicas útiles para usuarios de los diversos sectores. En este apartado se incluye información climatológica general sobre valores medios y extremos de las series de datos climatológicos, productos de vigilancia del clima, predicciones de rango estacional, y proyecciones de cambio climático para el siglo XXI para España bajo diferentes escenarios de emisión. De especial actualidad en este apartado están los servicios de Vigilancia de la Sequía.

Por otra parte el portal de Datos abiertos de AEMET (https://opendata.aemet.es) posibilita la reutilización de la información en el sentido establecido en la Ley 18/2015. Esta reutilización consiste en el uso de la información elaborada y custodiada en AEMET por personas físicas o jurídicas con fines comerciales o no comerciales.

La Puesta en marcha del centro de descargas “AEMET OpenData”, permite la difusión y la reutilización de la información meteorológica y climatológica de la Agencia

Por último, querríamos resaltar que si a pesar del gran conjunto de productos y servicios que la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) tiene a disposición de ciudadanos, empresas e instituciones, alguna necesidad de los mismos no queda cubierta, AEMET desarrolla “productos a medida” que pueden solicitarse a través de su Sede electrónica, en el menú principal de la web, se trata de una plataforma desde la que puede acceder a los servicios electrónicos normalizados, ya comentados, y a otros nuevos https://sede.aemet.gob.es/

Respondiendo más concretamente a tu pregunta, AEMET tiene establecido convenios con los organismos con los que tiene mayor relación, entre los que se encuentran todas las Confederaciones Hidrográficas, la mayoría de las C. A. (Extremadura entre ellas), y una gran parte de las universidades españolas (con la Universidad de Extremadura desde 2000). A través de estos convenios se pone a disposición de los organismos los productos y servicios que elabora AEMET y se regula su trámite y difusión.

 

5) En el documento “Escenarios Regionalizados de Cambio Climático para Extremadura”, se afirma que respecto al período 1961-1990, y para el 2025 se producirá un incremento de 2º C en media anual de temperaturas máximas en todos los municipios extremeños, siendo este aumento hasta de 2,5 – 3ºC según escenario climático A2. En el período 2025-2050, la variación será más heterogénea por el territorio extremeño, produciéndose incrementos y disminuciones de temperaturas. Para el 2050, el incremento de media de temperatura máxima puede variar entre 3,5 y 4º C bajo el escenario A2 y entre 2,5 y 3º C bajo el escenario B2.

Fte.: Documento Escenarios Regionalizados de Cambio Climático para Extremadura. Junta de Extremadura.

El incremento de temperatura tiene numerosas repercusiones en las diferentes variables que componen el “medio ambiente urbano” y también en la salud de las personas; como físico y meteorólogo, ¿podría comentar las repercusiones que prevé para las personas y los municipios desde su punto de vista y qué acciones o políticas deberían considerarse para que cuando llegue el momento podamos estar mejor preparados? (ante olas de calor, por ejemplo).

En primer lugar querría comentar, aunque supongo que es obvio para la mayoría, que los modelos climáticos constituyen la mejor herramienta actualmente disponible para estimar como afectarán los cambios de las concentraciones de gases de efecto invernadero (GEI) en los cambios en el clima.

No obstante, sobre las condiciones que tendremos en el futuro, y concretamente sobre las emisiones de GEI, a la concentración de dichos gases en la atmósfera, existen todavía incertidumbres, incluso en la simulación de los procesos en el seno del sistema climático, a las técnicas de regionalización, etc.

No obstante AEMET presenta en su web, Servicios climáticos › Proyecciones climáticas para el siglo XXI, resultados referidos a diferentes escenarios de emisión, diferentes modelos climáticos globales y diferentes modelos regionales y constituyen la más reciente fuente de proyecciones regionalizadas de cambio climático disponible en el contexto europeo.

Hecha esta salvedad, podemos encontrar que para el 2025, y que según los escenarios que propone el IPCC en su informe AR5, y según el proceso de regionalización que han realizado en AEMET tendríamos aumentos de la temperatura máxima media anual cercanos a los 1.5 ºC, y un aumento de la duración media de las olas de calor, pasarán de ser de unos 5 o 6 días en la actualidad a unos 8 o 9 días.

 

Todo esto dependiendo del escenario en el que nos movamos, que va a depender del compromiso a cambiar el modo de vida y el modelo energético que adopten los ciudadanos y los gobiernos.

Las repercusiones serán importantes, y alguna idea de ellas ya nos vamos haciendo: el 2017 ha sido, en Extremadura, el año más caluroso de los últimos 37 años; las olas de calor han hecho presencia el pasado verano en junio, y desafortunadamente hubo que lamentar desgracias personales, algo que tampoco es nuevo en esta Región.

Las acciones que podríamos tomar todos son, como ya he apuntado, la concienciación global hacia los acuerdos internacionales y los cambios de modelos energéticos por un lado, y por otro a más largo plazo, tomar conciencia de que en esas situaciones extremas hay que ser muy muy precavidos, no se puede hacer “lo que se viene haciendo toda la vida”, hay que seguir al pie de la letra las recomendaciones de Protección Civil.

 

6) Respecto al incremento de la media anual de temperaturas mínimas, en promedio, se observa que bajo el escenario A2 habrá un incremento de 1,82 º C en 2025 de 2,59ºC en 2050 y bajo el escenario B2, será de 1,38ºC en 2025 y de 1,94 º C en 2050. Entre 2025 y 2050 el incremento promedio se sitúa entre 0,77º C (A2) y 0,56ºC (B2).

Fte.: Documento Escenarios Regionalizados de Cambio Climático para Extremadura. Junta de Extremadura.

Al igual que en el apartado anterior, el hecho de que la media anual de temperaturas mínimas se incremente, ¿qué tipo de repercusiones podrá tener en la población y en los municipios y qué tipo de proyectos, acciones y/o políticas deberían considerarse según su criterio técnico?

Según la GUÍA RESUMIDA DEL QUINTO INFORME DE EVALUACIÓN DEL IPCC Cambio Climático: Impactos, Adaptación y Vulnerabilidad, que podemos encontrar en la web del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio ambiente, http://www.mapama.gob.es/es/ceneam/recursos/mini-portales-tematicos/quinto-informe-ipcc–grupo-2_tcm7-356437.pdf, en Europa, ya se ha observado un calentamiento general que afecta a todas las estaciones del año, con una frecuencia decreciente de extremos fríos y un aumento de la frecuencia de episodios de calor extremo.

También me gustaría hacer notar que en el sur de Europa se ha observado un aumento de la superficie afectada por los incendios forestales. Algo que en Extremadura preocupa mucho.

Respecto a que políticas o acciones habría que considerarse, pues las que he citado en la pregunta anterior: concienciarse individualmente y socialmente del problema, e intentar cambiar nuestros hábitos de consumo.

 

7) Respecto a los escenarios de precipitaciones, existe una diferencia de previsiones para 2025 y 2050 en función de los escenarios A2 y B2 que hacen que sea necesario seguir actualizando datos en el futuro para poder disminuir la incertidumbre. Sin embargo, sí se relaciona el aumento de la temperatura con la disminución de las precipitaciones lo que se prevé generará aridez en una escala local.

La sequía es un término relativo. Se considera como tal cuando hay un desequilibrio hidrológico grave y se habla de megasequía para referirse a un período muy largo – normalmente de una década o más – con déficit de precipitación anormal. Actualmente, los diferentes medios de comunicación trasladan la idea de que estamos en sequía. ¿Qué podría aclararnos respecto a este asunto? ¿Será efectivamente el acceso al recurso AGUA el problema de esta primera mitad de siglo? ¿Qué tipo de políticas, proyectos y acciones considera que deberían integrar los municipios para estar preparados para la falta de agua?

Exactamente la sequía es un término relativo, y además hay muchos tipos de sequía: meteorológica (durante un periodo considerado ha llovido menos que el valor de referencia), agrícola (para un cultivo en cuestión no ha llegado a producirse la precipitación adecuada), hidrológica (por la razón que sea, puede haber varias, no hay recursos suficientes para abastecer el consumo), socioeconómica, etc.

Con respecto a las precipitaciones, se está observando que la cuenca del Mediterráneo es cada vez más seca, mientras que las zonas del norte de Europa son más húmedas, con un aumento general en la frecuencia de eventos de lluvia extrema en toda la región.

En relación con las sequías meteorológicas (falta de precipitación) los modelos predicen que serán más frecuentes en climas semiáridos y en las regiones subtropicales y de clima Mediterráneo, y entre estas regiones se encuentra la Península Ibérica. Otro tipo de sequías (ej. Agrícola o hidrológica) depende de las infraestructuras y la adaptación de cada zona a las condiciones de escasez de lluvia. En este sentido en Extremadura, somos privilegiados, tenemos dos de los pantanos más grandes de Europa, y una gran red de infraestructuras hidráulicas.

Estoy convencido que será uno de los grandes problemas de este siglo, hablando en general para todo el planeta. Pero incluso mirando hacia el sur de Europa, estas reducciones de disponibilidad de recursos hídricos se estiman que estarían entre el 15-20% en las cuencas más afectadas del Mediterráneo. Es evidente que esto aumentará el riesgo de pérdida productividad agrícola, y ganadera, debido a la falta de acceso al agua.

Las acciones a tomar son: además de la disminución de las emisiones de CO2, que es el origen del problema, y concretándonos en la disminución de recursos hídricos, yo propondría un consumo más responsable, por parte de las industrias, los agricultores y ganaderos y los ciudadanos en general.

Sugerencias/Comentarios.

Muchas gracias por la oportunidad, que me han brindado estas páginas, de acercar AEMET, sus misiones y sus tareas, a los ciudadanos extremeños para los cuales trabajamos.

Muchas gracias por su tiempo y colaboración.