ELABORACIÓN DE PLANES LOCALES DE ADAPTACIÓN AL CAMBIO CLIMÁTICO: FASES A SEGUIR (I)

En la entrada anterior de esta categoría se hacía una introducción a los planes locales de adaptación al cambio climático y sobre por qué pueden interesarle a los municipios.

A continuación, se enumeran las fases que se han de seguir para el desarrollo de planes locales de adaptación al cambio climático, basándonos en la metodología recogida por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España.

Fase 1 – Preparación del terreno para la adaptación. El objetivo de esta primera fase es conseguir y asegurar el apoyo de las personas del territorio, prevenir y minimizar una coordinación inadecuada, definir y aclarar los roles de las personas del territorio así como sus responsabilidades y asegurarse de que todos los grupos de interés comprenden por qué es importante la adaptación frente al cambio climático. Sería muy interesante lograr un compromiso de financiación o bien, minimizar los riesgos de quedarse sin ella así como conseguir que las figuras políticas apuesten decididamente por esta cuestión.

Para la ejecución de esta fase, se llevan a cabo una serie de etapas:

1) Acciones transversales y planteamiento del proceso adaptativo: en esta etapa se busca un apoyo institucional, se trata de implicar a los agentes del territorio – a través de la creación de un “mapa de agentes”, el configura el equipo de trabajo y se identifica el presupuesto y la fuente de financiación. Además, se establecen mecanismos y espacios para la participación ciudadana.

2) Contextualización del municipio en materia de cambio climático: en esta etapa se recopilará información disponible en materia de cambio climático y riesgos naturales así como eventos históricos que haya sufrido el municipio. AEMET es una buena fuente de información para dar cobertura a esta etapa. También se realizará una identificación preliminar de impactos locales potenciales de cambio climático, negativos y positivos y se definirá el enfoque que se le da al plan.

Fase 2 – Identificación de la necesidades de adaptación: el objetivo de esta fase es poder hacer un uso adecuado y óptimo de la información existente, acceder a metodologías adecuadas y seleccionar las que sean más apropiadas para el municipio, mejorando el conocimiento sobre posibles impactos y efectos del cambio climático, evaluando la vulnerabilidad y el riesgo potencial, definiendo impactos que trascienden el ámbito territorial o de competencias municipales y posibilitando la coordinación; esto puede lograrse a través del “mapa de agentes” que deberá integrar a personas del territorio pero también a personas con poder en la toma de decisiones de administraciones provinciales, regionales o entidades nacionales (tipo AEMET, Confederaciones, etc.).

Para la ejecución de esta fase, se llevan a cabo una serie de etapas:

1) Variabilidad climática y proyecciones. En el caso de Extremadura, se puede recurrir a AEMET y al documento de Escenarios Climáticos Regionalizados, entre otros.

2) Análisis de impactos observados o esperados y estudios locales: se identificarán los impactos potenciales significativos y las interdependencias, entre otros.

3) Caracterización del municipio: análisis de la vulnerabilidad al cambio climático que es función de la sensibilidad y la capacidad adaptativa del municipio.

4) Evaluación del riesgo que es función de la amenaza, la exposición y la vulnerabilidad.

Para poder realizar todo lo anterior, se recurrirá a investigación cualitiva, cuantitativa y uso de Sistemas de Información Geográfica.

Fase 3 – Identificación de posibles opciones de adaptación. Los objetivos de esta fase son identificar alternativas de medidas de adaptación que sean relevantes y adecuadas, optimizar la utilidad de los activos de adaptación que ya existen en el territorio – hay que hacer una prospección -, anticiparnos a una “mala adaptación” y sentar unas bases para poder hacer una buena selección de medidas.

Para la ejecución de esta fase se llevan a cabo una serie de etapas:

1) Preselección de medidas de adaptación potenciales: en esta etapa se realizarán consultas de inventarios y catálogos de medidas, se buscarán buenas prácticas y casos de referencia y se elaborará una batería de alternativas y posibles medidas de adaptación.

2) Caracterización de las medidas de adaptación: aquí se establecen unos criterios para caracterizar las medidas de adaptación preseleccionadas.

En el próximo capítulo, compartiremos información sobre las 3 siguientes fases.

 

Fuentes consultadas: